La Dinastía de los Severos

 

Es una casa de emperadores romanos que reinó por varias décadas desde finales del siglo II hasta comienzos del siguiente. Fue el último linaje del Principado, y precedió a la Crisis del siglo III.

Llegó al poder en el año 193 D.C., cuando Septimio Severo tomó el trono finalizando la guerra civil que se había desencadenado tras el asesinato de Cómodo.

Como dinastía del principado tuvo algunas características que la diferenció de las otras.  En primer lugar, los Severos no se preocuparon por mantener las apariencias republicanas como sus antecesores, por aquel entonces Roma era una dictadura militar y no tenían la intención de ocultarlo, salvo quizás, Alejandro Severo. La economía romana había entrado en fase recesiva, con una inflación cada vez mayor y una moneda devaluada. A su vez,  la presión de los pueblos bárbaros en las fronteras, era cada vez mayor, por lo tanto no fue un periodo tan prospero como los dos siglos anteriores. Estos factores políticos económicos, junto a la dureza de gobierno que caracterizó a los Severos, hizo que no gozaran de la legitimidad que tuvieron las otras dinastías y se registraran mayores intentos de derrocarlos y que incluso durante el año 217, Roma quedara en manos de un Emperador ajeno a la dinastía. La astucia y ambición de las mujeres Severas, hizo que la familia volviera a recuperar el poder en la persona de Heliogábalo. Las mujeres jugaron un rol fundamental en la familia Severa, cosa que no sucedió en los linajes anteriores.

Llama la atención también que de cuatro emperadores que tuvo la dinastía, sólo uno haya muerto por causas naturales (Septimio Severo) y los otros tres a causa de conspiraciones, de las cuales sólo una, fue llevada a cabo por miembros de la propia familia. Los Antoninos dieron seis emperadores de los cuales sólo uno fue asesinado. De los tres Flavios, sólo Domiciano murió violentamente. Y de los cinco  Julios, aparentemente tres murieron por conspiraciones, que en el caso de Claudio y quizás Calígula, estuvieron tramadas por sus propios parientes. Lo que da una idea del clima de inestabilidad en la que estaba sumida Roma. Los Severos perdieron el poder en el año 235, con el asesinato de Alejandro Severo. .(Fuente Wikipedia)

 

 

 

 

 

 

(Presionar el nombre del Personaje Imperial para ver los ejemplos de lo acuñado a su nombre y que actualmente forman parte de mi colección).